Punta Fría no es sino un pequeño puesto de avanzada de la defensa de Aralia, como la media docena de otros puestos que vigilan los accesos al Valle.

Poco más que un castro de piedra y rocas, sólo es accesible a través de escarpados caminos secretos. En su interior, a resguardo de una chimenea, vive una dotación de, habitualmente, 4 elfos ( a veces incluyen hombres o halflings del asentamiendo del río, también escapados junto con Landon de las garras del Gigante de hielo y de Colmillo, el dragón blanco) quienes mantienen vigilado el camino del Oeste.

Una pequeña halconera de halcones y lechuzas níveas sirve para avisar a Aralia inmediatamente en caso de problemas.

Anuncios