En las profundidades insondables de la oscuridad late el negro corazón del mundo de Infinity Dungeon. Ese corazón tiene muchos nombres, pero en toda la geografía de nuestro mundo es conocido por uno solo, La Fortaleza del Viento Sollozante.

Esta es su historia, y la de quienes lo han habitado, han peleado y han muerto por él o en él.

Flotando eterno en el centro de una de las mas colosales cavernas jamás descubiertas en Infinity Dungeon, se encuentra un macizo de roca oscura, elevándose sobre las paredes circundantes por algún tipo de magia o fenómeno inexplicable, sin más sujeción que la voluntad de su creador. Hay quienes hablan de extrañas máquinas en los niveles interiores, o de un cónclave de cadáveres errantes que permanecen ocultos incluso para los habitantes del dungeon que más secretos han logrado desentrañar. Otros hablan de la morada de los extraños dioses de Infinity Dungeon, y otros de la magia incognoscible de la primera raza que pobló el mundo y que fue barrida por la oscuridad (o por la luz, según otras versiones).

Sea como sea, la imagen que se abre al viajero que llega al Viento Sollozante por alguno de los infinitos pasadizos que a él conducen es impresionante.

Una caverna inmensa, en cuyo centro flota sin ninguna sujeción una roca negra de más de veinte millas de alta, grande como un mundo, y un perímetro que en su centro, en la parte más ancha, supera las diez millas de diámetro. Lo único que une La Fortaleza del Viento Sollozante con las paredes de la caverna que la aloja son cientos, quizás miles, de puentes que dan acceso a sus diferentes niveles.

En su mayoría naturales, artificiales otros, cada uno de ellos conduce a una parte del Dungeon llena de peligros y misterios. Quien tenga vista suficiente para distinguir tales detalles en la distancia verá que la superficie de roca está salpicada de balconadas, escalinatas de subida y bajada, salientes fortificados, incluso torreones que sobresalen de la roca, aunque la mayoría de los que la contemplan por primera vez sólo pueden admirar la inmensa mole oscura levemente iluminada por la iridiscencia del moho y el liquen de las paredes de la caverna.

cropped-fortaleza_viento_sollozante_banner_texto_150px-e1449326851887

En toda la gruta, la omnipresente presencia del viento corta los puentes a gran velocidad, creando el sonido que da nombre a la fortaleza. En toda la caverna, y en los niveles interiores del dungeon, puede escucharse el ulular sollozante del viento advirtiendo a los viajeros de los peligros de adentrarse en la fortaleza.

Y aunque algunos peligros aguardan a los aventureros en las grutas adyacentes, y los pasillos de acceso a los puentes, éstos no son nada con los que habitan en el interior de los miles de niveles de la Fortaleza del Viento Sollozante.

Anuncios