Los Hedonistas son un grupo diverso de transhumanos dispersos por el sistema solar cuyo denominador común es que como moneda de intercambio atesoran como moneda principal de intercambio la capacidad de proporcionar experiencias a los demás.

Es importante notar la ironía de tomar un nombre así para una “organización” (por utilizar una palabra para definir lo que sea esta especie de religión/red social/filosofía) cuya principal fuente de acumulación de riqueza es proporcionar experiencias.

A diferencia de sus contrapartidas de hace miles de años, su pasión es proporcionar placeres, diversión y ocio en lugar de recibirlos.

Intercambian experiencias recibiendo puntuaciones y valoraciones de quienes las reciben, lo que les hace aumentar en reputación. Y lo bueno es que pueden intercambiar esa reputación en todo el sistema solar como si fuese dinero, de la misma forma que otros intercambian energía, inteligencia, biomasa, tecnología, metales o el antiguo dinero. Algunos de los más ricos hedonistas, expertos en montar experiencias que han embaucado a lunas enteras, podrían comprar su propia flota de naves con el agradecimiento que han atesorado.

Pero no quiero hoy hablaros en este vuestro canal informativo preferido, de ellos, sino de una de sus manifestaciones más conocidas, la “Elegía contra la Muerte”, también conocida como la Elegía.

La Elegía contra la Muerte es un inmenso hábitat spomoide que peregrina de forma nómada por el sistema solar. O mejor dicho, lo fue al principio. Su estructura está compuesta por numerosos asteroides (el más grande de los cuales mide unos treinta kilómetros de diámetro) de diversos tamaños, adaptados como hábitats, y a los que alguien pensó que era buena idea enganchar motores, levas y estructuras de unión y lanzarlos al espacio. Con el tiempo una amalgama de naves, spomos y minihábitats se han unido a la Elegía formando una caravana hedonista dispar y alocada que recorre los mundos del sistema solar, o los rehuye, y con un único objetivo, crear experiencias.

images kygviygbigbiub

Tanto el hábitat principal como la caravana completa (llamada también por convención “La Elegía”) es un nido de hedonistas, que recorre el Sistema Solar ofreciendo entretenimiento, competiciones, diversión y ocio en cada uno de los pasillos, naves, módulos y habitáculos de la caravana.

Así, es fácil ver a la Elegía albergar numerosas competiciones deportivas que son retransmitidas por los canales más vistos, y que reúnen a campeones de todo el sistema. O realizar lo que llaman la Corrala de Advante, una serie de obras teatrales concatenadas en pequeños espacios acondicionados para hacer sentir a los espectadores emociones que sólo están a disposición de otras especies.

Probablemente, la Elegía sea uno de los grupos a la vez más admirado y denostados de la Transhumanidad, incomprendidos y envidiados a partes iguales, en numerosas ocasiones se ven envueltos en circunstancias extrañas y delicadas. Tanto es así, que muchos han llegado a pensar que esta apariencia de falta de ambición en las circunstancias políticas, militares o sociales del Sistema Solar no es sino la tapadera de algo mucho más siniestro.

Notas de juego

Los titiriteros de la Elegía son una interesante coartada para que los personajes puedan viajar de forma libre por el sistema solar, quizás para llegar a ese extraño objeto transplutoniano que parece girar en una órbita tan extraña y del que se rumorea que podría ser una base de los TITANS, o tal vez objeto de investigación por parte de Firewall.

Sea como sea, es una organización que quizás te interese introducir en alguna de tus partidas de Eclipse Phase.

eclipse-phase-uh-oh-hero j kjhg jh.jpg

 

Anuncios