La última vez que mi hermano me retó a hacer algo la cosa terminó en crear una campaña en cinco días laborables…el resultado, La Montaña del Cuervo Embrujado, un escenario de campaña de unas 7.500 palabras escrito con un móvil en trayectos de metro, en el que presentaba la Comarca de Las Siete Plumas, y las terribles fortalezas de la Montaña del Cuervo Embrujado, dirigidas por el Alto Evolucionador y sus discípulos.

Bien, hoy ha tenido la osadía de volver a decirme que no tendría gracia hacer un bestiario sólo de ents (dejadme que los llame ents, no treants). Semejante afrenta no podía quedar sin respuesta, e inmediatamente he aceptado el reto. Y la mejor forma de cumplir el desafío era encontrarme con el mayor experto en la materia, el magibotánico Bactratus Bold. Todo el mundo piensa que los magizoologos son los únicos representantes de la rama de la magibiología (bueno, todo el mundo menos los versados en esta rama del Arte), pero suelen ser los magibotánicos quienes más sorpresas guardan al no versado. Bactratus, a quien su mujer, una hermosa dríade cantora llama “BB”, se ha especializado, dentro de la rama de la magibiología, en el estudio de los Ents del multiverso. Tuvo la suerte de contar con un protector bastante rico dentro de la Universidad Mágica, quien le proporcionó los medios para, durante sus estudios, visitar diversos mundos y conocer las diferentes ramas mágicas en la que especializarse. Conoció así la extraña magia de las tres Lunas de Krynn, los druidas de Lynessia, los nigromantes de Eredane, los forjadores de anillos de la Tierra Media, la Magia Psiónica de Athas…pero nada parecía llamar su atención. Nada, hasta que conoció el mundo de Black Hammer.

Lo primero que debes saber del mundo de Black Hammer, si no lo conoces, es que nadie sale del mundo de Black Hammer, se puede entrar, pero jamás se puede salir. Nadie escapa de la Plaga.

Pero hay una ciudad, Neor Gith, la Ciudad Prisma, desde la que, con los dispositivos adecuados se puede, no sólo bajar al mundo de Black Hammer para no volver, sino observar el propio mundo, con el único peligro de perder la razón si algún cálculo fallaba al enfocar los instrumentos.

Y así fue cómo Bactratus entró en contacto con los Magos Verdes de Seesa. La historia de cómo se enamoró del potencial mágico de las plantas primero, y luego de la ecología de los Ents, es demasiado interesante para malgastarla en estas breves palabras. Baste decir que si quieres saber algo de los ents (esos en apariencia aburridos pastores de árboles) debes hablar con BB.

Con él descubrí las increíbles historias de este pueblo a lo largo del multiverso, y gracias a él os contaré cosas que jamás esperaríais de uno “simples árboles andantes y parlantes”. Visitaremos el Inframundo de los Ents, lo que ellos llaman Las Raíces Negras, el hogar de los demonios. Trataremos de distinguir entre las diferentes especies de ents, cuyas diferencias van mucho más allá de simples diferencias estéticas. Y veremos primos, derivaciones singulares y sirvientes como los ents fúngicos, los Pastores de Hongos, o las hiedras vampíricas.

Preparaos para entrar en el maravilloso, inabarcable y claramente espectacular mundo de los Ents.

Arbol-Magico oiwxheriwv4rg4

Anuncios