Extraído del diario personal de Bactratus Bold, autor de la “Enciclopedia Mágica de los Ents y otros Árboles Andantes”…

“Un árbol con piernas”, me sorprende ver la estupidez y estulticia del mortal común cuando se refieren a los ents, incapaces de comprender las maravillas que estas criaturas guardan. Un simple tronco hostil, pues la mayoría de los encuentros con ellos se dan cuando un poblado invade o destruye un bosque, o cuando unos aventureros sin seso se adentran en su territorio, amenazando el delicado equilibrio de la vida del bosque que protege. Pero los ents son mucho más, incluso, puedo afirmar, tienen sus propias reglas y su propia cultura, y por supuesto, su propia ecología.

Porque lo que sorprende de los ents, cuando empiezas a conocerlos, es que existen numerosas variedades. Cuando empiezas a mirar, y ves más allá de la típica imagen del árbol andante, comienzas a ver que existen diferencias fundamentales entre unos y otros ents, o entre ents de diferentes lugares. Es curioso observar que los ents de latitudes norteñas suelen ser más altos, corpulentos y longevos que sus parientes de latitudes cálidas, quienes, en cambio, suelen ser más rápidos, ágiles y locuaces.

Entre las variedades que he observado, y sobre las que estoy pensando escribir una enciclopedia, podemos destacar bastantes de ellos, pero dejadme por ahora mencionar sólo un puñado de ellos.

  • Ent Robles, los Pastores de Árboles tradicionales que todo el mundo suele asociar con los ents pertenecen a un puñado de especies centrales entre las que están ellos. Los Ents Robles, son sin embargo, más sociales que el resto de los Pastores de Árboles, y pueden habitar en grupos, o rodeados de una corte de criaturas del bosque, dríades, ondinas, sátiros y sus preferidos, osos y lobos.
  • Ents Cipreses. Estas nocturnas criaturas, oscuras y espigadas, suelen mantenerse dormidas en las horas del día, acumulando fuerzas, y es con la llegada de la luna que se vuelven más activos. Estos ents poseen una cualidad excepcional que les hace únicos, son capaces de levantar el velo de la muerte y observar el mundo de los muertos. Son a la vez los guardianes y los jueces de los muertos, ¿de dónde creíais que provenía la costumbre de que sus primos inmóviles vigilasen los cementerios y sepulcros de algunas ciudades? Estos ents pueden convocar o auyentar a los muertos, hablar con fantasmas y actuar de puente entre los vivos y los muertos.
  • Laceratigos: originarios de tierras exóticas, estos ents hemanos de los sauces llorones son unos poderosos guerreros. Pequeños y ágiles en comparación con sus primos, su miríada de ramas alargadas y duras como el acero son un arma terrible capaz de destrozar ejércitos como un huracán de madera y furia.
  • Ents errantes: algunos ents descarriados reniegan de las artes verdes y se adentran por terribles caminos. El resto de borra sus nombres de sus recuerdos y de cualquier historia oral que les mencionase, y sigue con sus vidas como si nunca hubiesen existido. Pero existen, y están ahí fuera. Son ents que reniegan de sus bosques y salen a descubrir mundo, adoptan profesiones para nada típicas de su raza. Son ents paladines, guerreros, trovadores e incluso magos. Si tienes suerte, podrás encontrarlos como compañeros en alguna aventura, o como viajeros cuyos caminos se cruzan con el tuyo, si no, serás su rival en el campo de batalla.
  • Raíces Muertas: a veces, cuando un ent sufre una enfermedad mortal, o un accidente como un incendio o un ataque de aventureros, sus raíces permanecen unidas a la tierra. Con el tiempo, las raíces absorben suficientes nutrientes para revivir, pero terriblemente mutilados. Los raíces muertas son masas reptantes de raíces, enloquecidas por el trauma, que atacan a todo ser viviente que se mueva en sus proximidades. En ocasiones, encuentran otros desdichados congéneres y forman pequeñas colonias en los más profundo del bosque. El resto de ents, apenados, no suelen molestarlas.
  • Ents fúngicos: en los oscuros bosques del norte, allí donde no suele llegar la luz del sol, habitan unos extraños ents. No son ents normales, al menos, no ahora, pero quizás lo fueron. Quizás, con el tiempo, los ents que habitaban estos bosques entraron en simbiosis con las miles de especies de hongos, creando algo nuevo, una mezcla. Ahora estos ents hongos poseen extrañas habilidades tóxicas y alucinógenas, que usan para satisfacer su curiosidad y sus extraños comportamientos y rituales en el fondo de los bosques.
  • Ent Sequoia: estos gigantescos ents guerreros, que teóricamente pueden alcanzar los cien metros de altura, suelen dormitar durante decenas, cientos de años. Sólo cuando una amenaza global se cierne sobre sus bosques despiertan repletos de energía para la guerra. En un lejano mundo escuché una vez de cómo dos o tres de ellos lograron ahuyentar a una maldita tarrasca de fuego que se acercaba a un Bosque Ancestral.
  • Ents sabuesos: no todos los ents tienen forma humanoide, algunos adoptan formas de oso, sabueso u otras criaturas. Se cree que estas criaturas fueron moldeadas por un ent errante que había aprendido extraños poderes moldeadores y experimentó con su propia gente antes de ser expulsado (o quemado vivo por los suyos, según otras historias, el más terrible castigo que pueden aplicar los ents).

Existen mucho más tipos de ents a lo largo y ancho de los mundos del multiverso, pero el cansancio me vence, y quizás mañana encuentre las fuerzas para continuar relatando las cosa que he visto, aunque cada día me atrae más dejar estos escritos informales y comenzar una obra magna sobre las hermosas criaturas que son los ents.

Anuncios