Te propongo una cosa.

Estás pensando autoeditar un juego, sabes que es algo complicado, que requerirá que des lo mejor de ti. Pero también sabes que puedes hacerlo.

Seguramente te lo plantees como un desahogo, como el cumplir un sueño, quitarte esa espinita que tenías clavada…pero, como decía, te voy a proponer una cosa.

¿Y si lograses cumplir ese sueño pero al mismo tiempo llevarlo un poco más allá?

Seguramente no te sientas a gusto en tu trabajo, o te sientas a gusto, pero sientas que no te lleva a ninguna parte. Y quizás te gustaría de vivir de tu pasión, de tu afición. Obviamente estoy hablando de editar juegos de rol, tus juegos de rol (o los de otros), pero lo podemos aplicar también a otras pasiones, ilustrar, llevar un blog, decorar, restaurar ecosistemas…cualquier cosa, con planificación, esfuerzo, tiempo e inteligencia se puede convertir en un negocio viable.

Sólo hacen falta tres cosas:

  • Un objetivo fijo para tenerlo siempre en mente y por el que luchar. Ese objetivo debe tener incluida, o debería si quieres convertirlo en tu profesión, un cálculo de los ingresos que necesirarías asegurar para poder dejar tu actual empleo.

No dejes tu trabajo antes, a menos que puedas permitírtelo, claro, porque no tengas obligaciones, o porque tengas el apoyo de tu familia o de tu pareja para lanzarte a la aventura.

  • Voluntad: vas a necesitar mucho esfuerzo y dedicación para superar los “sinsudores” de la vida del emprendedor.

Necesitarás formarte, quitarte de cosas para tener el capital mínimo con el que arrancar, aunque luego hagas (o no) un crowdfunding, dominar herramientas que no sabías ni que existían. Y todo ello en medio de dudas inmensas de si no estarás tirando tu tiempo con el proyecto.

  • Tiempo: asúmelo, vas a necesitar dedicarle tiempo a la cosa. Yo he llegado a escribir un libro en una semana, y un juego de rol de 300.000 palabras en un mes, pero editar es mucho más que escribir.  Tendrás que reescribir, corregir, testear, mejorar, volver a testear…luego maquetar o contratar a un maquetador…etc.

Y la cosa no termina ahí. Vas a tener que dedicarle mucho tiempo a las redes sociales. En el mundillo del rol, y en casi cualquiera que merezca la pena, un producto tendrá más éxito si la gente confía en ti, si te conoce por tu actividad en las redes, o si te ven como una persona de fiar (asegúrate de serlo). Eso lleva tiempo.

Otro día retomaré los consejos que ya di para sacar proyectos adelante, pues como ya expliqué, ni es una tarea fácil, ni debes tomarla a la ligera, cino con plena conciencia de lo que deberás hacer.

Pero si lo consigues, al final verás tu sueño de editar tu juego convertido en realidad. Pero ojo, fíjate que he dicho tú juego, no que sólo eso te vaya a dar para vivir.

Para poder vivir de la afición debes pensar en un modelo de negocio sostenible, no en un juego, sino en poder sacar un juego de forma regular…cada par de semanas como mínimo, debes tener un producto en la calle.

Calcula cuánto dinero neto, limpio de comisiones, impuestos, etc. te deja cada producto y cuánto dinero necesitas para vivir…sé conservador. Los planes suelen torcerse siempre.

Para ello puedes usar la regla que yo llamo, “La Regla de Piensa en 5”, no planees un sólo juego, sino 5 productos relacionados con el mismo. Puede ser un juego, la pantalla, un par de aventuras y un bestiario, o pueden ser cinco juegos relacionados con el mismo reglamento.

Céntrate en el principal, en lo próximo que tienes que sacar, pero ves trabajando en los otros cuatro productos sin gastar mucho dinero en ellos, sólo diseñándolos, pensándolos, escribiendo ideas. Ves avanzando.

No mires tu juego como un producto solitario, sino como un universo de productos.

Prepara tu juego, pero ten preparado el siguiente paso. Si de verdad quieres vivir de esto, piensa a largo plazo, de forma sostenible. Piensa en 5.

imprenta rufo3gfo3f8

Anuncios