Espiras es un juego de combate basado en el reglamento del viejo AD&D, pero se puede adaptar a otros muchos juegos, pues realmente lo único que se necesita es un buen número de monstruos y de tesoros.

En Espiras pueden participar desde dos jugadores hasta media docena o más, aunque el juego es mucho más ágil si sólo hay dos o tres jugadores.

En Espiras no es necesario que exista un master, aunque igualmente su presencia puede ser algo opcional para agilizar el juego.

La forma de jugar es muy simple, sólo necesitas una lista aleatoria de monstruos y una lista aleatoria de tesoros de AD&D (u otro juego).

Resulta que en una región del mundo plagadas de cráteres un poderoso dios de otro mundo creó un peculiar zoológico. Reuniendo criaturas de todo tipo, las colocó en el fondo de los cráteres, y mediante una poderosa magia las ató a ese lugar para que no pudiesen escapar. Gestionando el zoológico dejó a los Maestros de la Sangre, quienes debían mantener y gestionar no sólo la alimentación de las criaturas, sino su reproducción y bienestar.

En realidad los Maestros no se llamaban así originalmente, pero tras siglos de ausencia de su dios, los Maestros de la Sangre se han corrompido. Para llenar el hastío de sus eternas vidas entregadas a un único objetivo deformaron las instrucciones de su amo (si vuelve alguna vez su ira puede ser terrible). Ahora organizan torneos de combate con las criaturas de las espiras, de ahí su cambio de nombre.

Así, con el tiempo, una región con cientos de cráteres en la que se albergaban la más mortífera colección de criaturas de muchos mundos es ahora un campo de torneos en el fondo de los cuales, los Maestros han colocado generosos tesoros y a la que personas de todo el mundo con ánimo de aventuras y riquezas acuden a competir con otros.

Cada jugador elige una espira en la que descender y deberá enfrentarse a las criaturas que moran en su fondo a cambio de conseguir su tesoro.

Puedes asignar a cada espira de forma predeterminada los monstruos y los tesoros, o hacerlo de forma aleatoria durante el juego. También puedes elegir los tesoros de forma aleatoria o en función de la dificultad de la criatura (ver tablas de tesoro en las fichas de monstruos).

El jugador contrario (o el master, de haberlo) tirará los datos por las criaturas a las que se enfrenten los diversos jugadores.

El ganador del juego será quien en diez rondas haya conseguido sobrevivir y obtener más tesoros.

Otra variante que yo llamo Los Campos de los Héroes consiste en que los jugadores se enfrenten a criaturas hasta su muerte, momento en el que ascenderán hasta los cielos de los dioses donde el que más tesoros haya conseguido será ensalzado y agasajado por dioses y valkirias durante una fiesta que durará hasta la próxima reencarnación y el próximo combate.

Por supuesto, puedes complicar el reglamento todo lo que quieras. Puedes añadir una lista de trampas y acertijos, o alternarlas entre los tesoros y los monstruos. O puedes hacer un torneo de grupos de aventureros en unas jornadas, en las que varias mesas se enfrenten a las criaturas del fondo.

Como ves, un juego sencillo, bajas al cráter, combates y recolectas el tesoro. Sólo tienes que ser mejor que tus competidores matando kobolds, dragones, demonios y gigantes.

Fácil ¿no?

 

maxresdefault sdirytv085y08754ybvyw8

 

Anuncios