Romperrocas es una de las mini ambientaciones que he creado para el universo inlimitado de Infinity Dungeon, un universo completamente conformado por Dungeons, cavernas y pasadizos.

Para este universo sin cielo creé ambientaciones exclusivas, como La Fortaleza del Viento Sollozante, con sus miles de niveles, o el Romperrocas, un tren interior que recorre una antigua e inmensa línea ferroviaria llevando docenas, quizás cientos de vagones cada uno de los cuales es un ecosistema, una fortaleza o un mundillo en si mismo.

Para Romperrocas diseñé vagones adaptados a habitantes únicos del tren, como el nigromante Parcratos, los mephits de fuego del Efreet Brass, Absentine la Elfa Oscura y otros muchos. La idea era que el tren Romperrocas era un territorio neutral en el que cada vagón pertenecía a su dueño, pero en el que todos los pasajeros tenían secretos y un pasado oculto, y sus propios motivos para permanecer exiliados en el tren.

Tantos seres singulares, con motivaciones únicas y peculiares, encerrados en un tren que sólo para una vez cada mucho tiempo (hablaría de meses, si tal cosa existiese en un mundo sin sol ni luna).

Esto lleva claramente a la idea de que pueda utilizarse el Romperrocas en una partida similar a los hechos narrados por Agatha Christie en Asesinato en el Orient Express.

Imagináoslo, alguien ha asesinado a uno de los pasajeros del Romperrocas antes de llegar a la última estación, algo que va contra todas las reglas del tren. Este hecho ha motivado que los propietarios del mismo declaren aislamiento completo y nadie puede salir del tren excepto ellos.

Reclutan a un grupo de aventureros e investigadores (los jugadores) para investigar el asesinato. Una vez suban éstos al tren, éste arrancará y no se detendrá hasta que el asesino haya sido descubierto.

El fallecido por causas naturales (es natural morirse si alguien te empala, envenena o lanza un conjuro de muerte) puede ser cualquier de los habitantes del tren que escojas, desde algún semidios perdido y borracho hasta un famoso relojero gnomo cuyos trabajos eran reclamados por los más ricos reyes y comerciantes de Infinity Dungeon.

En cuanto al asesino, igualmente puedes elegir o crear a cualquiera de los habitantes del tren, o (ojo, spoilers de la obra original) elegir a varios de ellos para formar parte del complot. O puedes dejar que el azar elija el número asesinos y la composición del complot.

Los jugadores deberán indagar e interrogar a los diversos pasajeros e intentar buscar las pistas que el DM les ponga en el camino para desentrañar el secreto del asesino del Romperrocas.

Recomendaciones para la partida ¿quién dijo que el D&D no es rol?

La gracia de esta partida no está en el combate, obviamente, aunque puedes incluir algo de eso si te apetece, sino en la interpretación de los personajes. Esta es una partida para  un master que desee lucirse, llevando numerosos pnjs con motivaciones, personalidades y orígenes extraños y diversos.

También puedes hacer que sean los propios jugadores, uno cada vez, quienes interpreten a los personajes no jugadores, favoreciendo la interpretación.

Crea personajes extremos, curiosos e interesantes, creo que además de la investigación y la interpretación, esta partida te ofrece la posibilidad de enseñar a los personajes lo inmensamente grande y variado que es el mundo de Infinity Dungeon. Si lo deseas, puedes tomar cualquiera de las ideas de personajes que he ido poniendo en este blog a lo largo de estos años, desde un genio oscuro hasta elementales gema o dracónicos ancestrales.

Elige personajes interesantes, interprétalos con pasión y pon las pistas en su lugar. Alguien ha muerto asesinado en el Romperrocas, y será un evento inolvidable.

Anuncios