El multiverso no es cosa que un patán como tú pueda entender, matasietes. La grandiosidad de los Planos es tan incomprensible incluso para los dioses, que el mero intentarlo de aprehenderla ha llevado a muchos sabios a la locura o al suicidio.

La cantidad de mundos, reinos, planos, subplanos, seres, dioses, diablos, organizaciones que existen, o han existido a lo largo de su infinita existencia son incontables.

Hoy quiero hablaros de una organización extraña, que desapareció hace ya mucho, pero cuya existencia añadió una nota de color a la ya de por si imprevisible vida del multiverso: Los Mil Tronos

Conocida por quienes la conocen como una de las mayores asociaciones de ladrones de todo el Multiverso, Los Mil Tronos recibió su nombre de la cantidad de logias de ladrones que la componían. Si bien sólo en contadas ocasiones su número exacto de células fue de mil, la cantidad de sus miembros y su crecimiento exponencial por las ciudades y villas del multiverso le hizo ganarse pronto ese nombre.

Su extensión llegó a abarcar un gran número de mundos del plano material primario, así como numerosas ciudades de los Planos Exteriores y ciudadelas de los Planos Interiores. Allí donde existe la posibilidad de que florezcan las actividades ilícitas, siempre que hubiese otra logia cerca, existía una alta probabilidad de que se asentase en ella una cofradía de los tronos. Curiosamente nunca llegaron a asentarse en la ciudad de Sigil.

Cada uno de los grupos o cofradías era dirigido por un líder apodado llamado también “Trono”, y sus miembros guardaban lealtad absoluta a la logia (estaban obligados a ello, bajo pena de expulsión) , no así a sus líderes. Los asesinatos, traiciones y zancadillas son tolerados siempre que no expongan al trono en su conjunto.

Existieron numerosos tipos de Tronos, quizás tantos como mundos ocuparon. Tanto las cofradías como sus líderes eran temidos y respetados por igual, y su poder crecía a medida que usaban sus recursos comunes para expandir su influencia y sus territorios.

Cada vez que un trono crecía en poder y su ciudad se quedaba pequeña se expandía a otra ciudad adyacente, o bien ampliando su organización, o bien ayudando a uno de sus lugartenientes a establecer su propio trono a cambio de un porcentaje o de su subordinación “eterna”.

Y si en algún momento otra organización, en cualquier lado de la ley, les ofrecía  demasiada resistencia, podían contar con los recursos de otros tronos, quienes estaban obligados a prestar ayuda.

Muchos interrogantes siguen abiertos en torno a Los Mil Tronos.

¿Cómo es posible que creciesen en número y poder de forma tan rápida? En su punto álgido llegaron a ser más de diez mil tronos y desplegaban su dominio de las sombras por casi mil mundos. ¿Cómo se coordinaban para no interferir en sus intereses? ¿Y porqué desaparecieron tan de repente y precipitadamente como crecieron?

Secretos de Los Mil Tronos:

Muchos secretos se guardaban tras los muros de sombra de los Mil Tronos. Se dice que el origen de la Cofradía era un artefacto legendario en forma de joya que permitía unir las mentes de quienes se unían a ella con un ritual secreto, o que poseían una esquirla del cristal, o que entregaban su alma a la joya…rumores. También se dice que los tronos poseían una comunión mental, que les permitía hacer reuniones usando sus cuerpos astrales. También, que esas reuniones y la comunión mental eran en realidad lo que ya joya buscaba, pues usaba la energía de esos encuentros para dar vida a un dios del latrocinio y el crimen, que aparecía y desaparecía misteriosamente y tenía a sus rivales desconcertados.

Por desgracia, quizás ya nunca lo sabremos, a menos, claro, que un grupo de aventureros nos sorprenda algún día.

 

beholder_vs_shadow_thief_by_martinsobr-dajqv2y wergouyg4couygercuy.png

Ilustración de Martin Sobr

 

Anuncios