“Su siniestra figura guarda alguno de los tesoros más oscuros del mundo”

Los árboles de las cabezas aullantes, o aulladoras, es una terrible criatura fruto de la retorcida mente de algún siniestro ser del pasado y obra de los nigromantes más enloquecidos.

La criatura en sí es un golem formado por un árbol todavía vivo, pero enfermo, al que se somete a rituales mágicos y al que se le insuflan los fluidos necrótidos procedentes de muertos vivientes, zombis y criaturas similares, para crearle un estado de semi-golem no muerto.

En sus ramas, se injertan cabezas cortadas de zombis y otras criaturas no muertas, lo que unido a los conjuros de animación le permite atacar agitando sus ramas y mordiendo a grupos enteros de desdichados aventureros.

El daño que realiza cada cabeza, por mordedura, infección o drenaje de energía, dependerá de las criaturas de procedencia de las mismas.

Así, zombis, ghouls e incluso vampiros, forman parte del arsenal que utilizan los creadores de este golem de la muerte.

Variaciones mucho más terroríficas de esta criatura son creadas utilizando los cuerpos de treants moribundos, o sometiendo al árbol a rituales de atadura de fantasmas y utilizando el lugar de criaturas corpóreas, las cabezas, e incluso torsos, de espectros, fantasmas y poltergeist.