Todas las industrias en general, y la del rol en particular, se van a enfrentar a un desafío tecnológico en las próximas décadas. La llegada de la inteligencia artificial lo va a cambiar todo.

En pocos años (no sé cuantos, porque la cosa va más lenta de lo que yo pensaba en un principio) la inteligencia artificial se va a aplicar a la mayoría de los negocios, y si bien uno pensaría que una industria tan creativa y pequeña como la d el rol en España no debería verse afectada por ello, sí que lo hará, dejadme que os explique porqué.

Hasta ahora la inteligencia artificial ha sido utilizada por grandes compañías como Google, Amazon, IBM o Facebook básicamente para vendernos mejor la publicidad de sus anunciantes (Alexa no es sino eso, por ejemplo).

Sin embargo, técnicas como el aprendizaje profundo están permeando a otras industrias, como el periodismo, la escritura, la medicina, la selección de personal e incluso para guionizar películas, y pronto tendrán un impacto mayor en el mundo. Ahora mismo estas herramientas de IA son rudimentarias, como lo serían los primeros teléfonos portátiles de principios de los 90, pero pronto irán afinando sus capacidades.

Además, la IA se está democratizando, de tal forma que no será por mucho más tiempo algo exclusivo de gigantes, pues cada vez están surgiendo más plataformas que permiten usar recursos de IA en la Nube.

De igual forma, los recientes desarrollos de hardware aumentan la capacidad y la versatilidad de las técnicas de inteligencia artificial, gracias al diseño de chips específicos, y mejores servidores.

Adicionalmente, vemos cómo numerosas plataforma de ocio están yendo hacia los servicios streaming, siguiendo el camino de Netflix y Spotify, y podemos decir que pronto lo veremos en otras muchas industrias, ya ha nacido el de los videojuegos de la mano de Microsoft, pero pronto alcanzará la industria editorial, el cómic y el rol.

Por último, tendremos un nuevo tipo de computación, en una década o así, la computación cuántica, que si bien no nos servirá para todo sí para ciertos tipos de cálculos masivos en paralelo.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que la suma de todos estos avances va a tener un resultado imprevisto en el mundillo del rol español (y el de casi cualquier idioma). El desembarco masivo mediante plataformas de los gigantes del mundo lúdico.

A ver, si yo fuese una empresa estadounidense, o alemana, o japonesa, del mundo de los juegos de rol, respaldada por una distribuidora o grupo de ocio potentes, estaría frotándome las manos. Pongamos un ejemplo, WodC.

Wizard tiene en su catálogo juegos como Magic y D&D, y ambos han sido licenciados y traducidos a múltiples idiomas. Lo mismo pasa con Paizo y su Pathfinder, o con los editores de Vampiro y Mundo de Tinieblas. Detrás de Wizard hay un grupo muy potente, Hasbro, cosa que no es exclusiva del rol, Marvel tiene detrás a Disney y DC a Warner Bross. Aquellos que no lo tengan detrás, pronto lo tendrán.

Es de imaginar que una empresa como Disney querrá añadir a su nuevo servicio de streaming los cómics de Marvel, llevando su plataforma hacia nuevos horizontes, de la misma forma que lo ha hecho DC, y que el resto de empresas hagan lo mismo en el futuro. Hasbro quizás se asocie con Netflix, quién ya está sacando cómics, o Warner con Paizo, y Onyx Path con Amazon Prime. Veremos compras de empresas grandes y pequeñas para ganar catálogo y músculo de licencias y clientes. Fusiones y adquisiciones de toda la vida para quienes nos movemos en el ámbito de la consultoría y el negocio empresarial.

Muchos de nosotros tendemos a pensar que esto no nos va a afectar aquí, pero nos equivocaríamos. Mucho.

Porque es aquí donde entra la IA y todos esos recursos que he mencionado. Es de suponer que incluso aunque las advertencias sobre la burbuja de la Inteligencia Artificial sean ciertas, y la cosa se pinche, creo que sí podemos vaticinar con mucha seguridad que en el campo de los traductores la cosa no se va a detener.

La traducción de idiomas va a seguir mejorando mes tras mes, hasta hacerse perfecta, e incluso en industrias de traducción tan complejas como la del rol, llegará a ser muy fiable. Lo mismo pasa en el campo del arte, donde quizás las máquinas no sean muy buenas realizando creaciones artísticas, pero sí copiando a artistas e imitando su estilo (escritores, maquetadores, ilustradores). Esto también va a mejorar y se va a convertir en una plataforma accesible mediante la nube. Quizás pase en unos años, o en una década, pero va a suceder.

Ahora pensadlo bien.

Por un lado tenemos plataformas ansiosas de llegar a todos los mercados par rentabilizar licencias adquiridas o desarrolladas con un enorme esfuerzo de tiempo y dinero. Por otro, sistemas en la nube (plataformas) accesibles capaces de traducir cualquier cosa, y no sólo eso, sino capaces de tomar un formato de maqueta y aplicarlo mediante IA a todo un libro replicando perfectamente el original. Y ya lo tenéis.

Siendo Netflix, o Dysney, o HBO, o Microsoft, o Warner, o Amazon, y habiendo comprado muhcas licencias de cómics, libros y juegos de rol para complementar sus plataformas en idioma inglés, ¿os limitaríais a ese mercado y dejaríais que los licenciatarios del resto del mundo se llevasen parte del pastel?

No.

Cogeríais esas plataformas automáticas de traducción y maquetación y pondríais vuestros libros y juegos a disposición del mundo en todos los idiomas que Google y el resto de traductores pudiesen producir. Con un coste de pocos euros la traducción, veríais las inmensas ganancias que esto podría tener, como las veo yo.

Así, cuando salga el D&D 6ª Edición, seguramente estará disponible para leerlo en streaming en cien idiomas al mismo tiempo, incluso podrá ser descargado dentro de la App para tenerlo disponible sin conexión.

Y lo mismo pasará con Vampiro, con Pathfinder, y con multitud de juegos de empresas más pequeñas, pues incluso ellas podrán hacer lo mismo. ¿No me créeis?

Mirad por ejemplo la plataforma DrivethruRpg/Comic. Quizás no llegue a convertirse en una plataforma de suscripción con su contenido gratuito previo pago de una cuota mensual, pero tampoco le hace falta. Con esta tecnología podrían hacer una edición inmediata de cada uno de los juegos y cómics que distribuyen, y venderlo no sólo en el idioma patrio, sino en cualquiera accesible a traducción y maquetación online.

Esto tiene su lado bueno, pues lo que vale para el inglés vale para los otros idiomas, y cualquiera de nuestras empresas podría lanzar un juego y traducirlo a otros idiomas de forma inmediata. Quizás así sí pudiésemos competir, pero a corto plazo tengo mis dudas de si seríamos capaces de hacerlo, por la situación del mercado.

Y esto sólo siendo pesimistas en el desarrollo de la IA, si fuésemos optimistas, y pensásemos que ésta se podría desarrollar de forma más generalizada, yo diría que entraríamos ya incluso en el terreno de desbancar a los autores (escritores e ilustradores). Quizás no en el diseño del juego o el módulo, pero sí en cuanto a crear spinoffs basados en sus estilos. Me explico.

Yo puedo hacer una aventura para un juego, escribirla y contratar un ilustrador. Se la paso a mi editor que además de ponerla en una plataforma internacional paga unos cuantos euros, muchos menos de los que me pagaría a mí por haberla escrito, para que pasen la aventura por un sistema de IA cada vez que la compre. Esto costaría a lo mejor menos de un euro, quizás sólo unos pocos céntimos.

La IA tomaría mi aventura y el perfil de quien la va a comprar (lo ideal sería tener una idea de quienes serían los jugadores pero no hace falta) y con sus gustos, preferencias e incluso comentarios en redes sociales (para eso sirven los datos que se venden unas a otras, ¿qué os creíais?) adapta la aventura al gusto del cliente. Podría incluso dar a elegir cosas como los niveles de los personajes, la duración, etc. La IA tomaría mi aventura, la traduciría al idioma del comprador, la maquetaría, la adaptaría en duración, contenido y dificultad y lo haría siguiendo el mismo estilo que yo he usado en mi aventura, incluso cambiando las imágenes de los ilustradores para adaptarlas a dichos cambios.

El comprador incluso podría seleccionar varias opciones y por sólo unos pocos euros más, obtener cuatro o cinco aventuras basadas en la misma pero para diferentes grupos de jugadores, tiempos de juego y necesidad de experiencias (iniciados, munchkin, narrativa, de terror, etc.)

Por un par de euros más podría tener contentos a cuatro o cinco grupos de juego totalmente diferentes sin necesidad de adaptar él nada.

Toda una maravilla y una pesadilla de derechos de autor ¿eh?

En resumen, la IA, de desarrollarse medianamente como en los últimos cuatro años, va a permitir a los gigantes de la industria ofrecernos todos sus juegos al instante en plataformas de suscripción, a los pequeños editores asociarse en plataformas para traducir sus juegos a otros idiomas, y a los consumidores, tener una variedad de elección varios órdenes de magnitud mayores de la que tenemos ahora, ya inmensa de por si.

¿La única solución para nuestra propia industria patria? Adaptarse.

Sobre cómo hacerlo, quizás hablemos otro día.

e333sry346u56u6fa69-28d6-4198-bbec-f95661a67d89.jpeg