Ahora que ha salido el suplemento para D&D 5ª Edición sobre Bajomontaña, detallando los 23 niveles del mayor dungeon ideado para D&D y uno de los mayores del mundo (el mayor quizás sea The World Largest Dungeon) quiero recordar mi propia versión del Dungeon más grande del mundo.

mad-mage-cover-750x375b oisruthvrouhbvyoirutiy,.jpg

Yo lo llamo Infinity dungeon, y efectivamente, es infinito. Un dungeon del tamaño del Universo, o de un plano, donde cosas como el cielo, las estrellas o el aire libre no existen.

Capaz de incluir en su interior gigantescos dungeons como La Fortaleza del Viento Sollozante, y maravillas como el Romperrocas, y sus muchos miles de niveles, Infinito Dungeon nació como respuesta a una pregunta…¿y si el rol no hubiese evolucionado hacia otros caminos y se hubiese quedado sólo en lo que es explorar dungeons?

Imaginaos un mundo, un universo, de cavernas, fortalezas, mazmorras y pasadizos, donde toda la vida, las civilizaciones, la magia y los seres vivos han evolucionado adaptados al mundo subterráneo. Un mundo con reglas propias que los jugadores deben aprender pues son muy diferentes a las de las aventuras que han jugado siempre.

Las cavernas más grandes albergan ciudades enteras, los ríos subterráneos llegan a lugares recónditos repletos de granjas de hongos y plantas luminiscentes, doblar mal una esquina te puede llevar a la fortaleza perdida de un rey liche ya desaparecido, pero que todavía está repleta de peligros.

Porque una de las principales dificultades de un mundo así es la geografía, un mundo tridimensional donde además de hacia el Este, el Sur, el Norte o el Oeste, si es que estos conceptos se pueden llamar así, se puede subir y bajar, y donde moverte requiere explorar dungeons, lagos subterráneos, y secciones nunca visitadas ni por los cartografistas más audaces.

Un mundo donde los dioses y sus panteones están relacionados con la oscuridad, la exploración, la roca y los dungeons, donde uno puede encontrarse un semidiós vagabundeando por un laberinto cerrado a escasos cientos de metros de su hogar, y que acaba de ser abierto por un corrimiento de tierras, donde poblados enteros son amenazados por una grieta en el fondo de un lago subterráneo, y un tsunami de aguas negras y repletas de limos ácidos del tamaño de castillos se precipita hacia su hogar…

¿Lo queréis más grande?

Tomad el concepto del multiverso que desarrollé en “Guerras Eternas / Imperio”. Este universo es sólo uno del infinito número de universos que se conectan en un plano llamado kralex, un infinito número de dungeons infinitos, con diferente reglas y leyes cada uno. Y cada kralex posee muchas puertas que le conectan a otros kralex, con infinitos universos a su vez en su interior.

¿Y si un universo (o un kralexinfinito de dungeons) donde la muerte es la norma y la aspiración de todo ser, y la vida es un castigo que está prohibido arrebatarse, se conectase con nuestro propio Infinito Dungeon (el de los personajes) y sus filosofías entrasen en conflicto? O en uno de los infinitos dungeons de otro universo la vida se compusiese sólo de limos y cubos gelatinosos y se dedicasen a depredar otros Infinity Dungeons, y los personajes, de nivel 20 o superior tuviesen que encontrar una forma de detener la invasión sellando los portales, o cambiando el ciclo rotatorio de los universos para alejar al Dungeon Viviente? ¿O qué pasaría si la rotación universal superpusiese en contacto ahora nuestro Infinito Dungeon con uno donde la magia es mucho más abundante y sus civilizaciones se destruyeron hace eones con artefactos mágicos de poder increíble, y los aventureros de todos los reinos, ciudades subterráneas, compañías de mercenarios e imperios se lanzasen a buscar esas poderosas armas antes de que el otro universo se alejase? ¿Y si los personajes se quedasen atrapados en éste nuevo dungeon infinito durante sus exploraciones, y llegasen a otro donde la magia está prohibida y se caza a los magos y a los poseedores de artefactos mágicos?

Bien, ciertamente estos giros a escala universal son sólo para que os hagáis una idea de los grande que podría ser Infinity Dungeon, ahora que lo pienso, es el Planescape de los Dungeons. Si en Planescape se decía que se podría englobar cada aventura y mundo ideado y jugado en D&D, podríamos decir que cualquier dungeon explorado en la historia podría englobarse en Infinity Dungeon.

Pero nada de eso es importante, lo verdaderamente importante de Infinity dungeon es la aventura, la exploración y el peligro que un mundo tan extraño planteara a vuestros personajes, así que os animo a formar parte de él, de jugarlo y de desarrollarlo, como ya han hecho otras personas que podéis leer en este mismo blog.

Parafraseando a los clásicos, ¡Bienvenidos a un mundo de peligros y oportunidades infinitos, a la exploración sin fin y a la Aventura con mayúsculas!

¡Bienvenidos a Infinity Dungeon!