Como hemos visto en anteriores artículos, los dragones malvados y la perversión draconiana habitan ahora el mundo de Krynn y su espacio cercano, luchando contra las flotas de los Paladines de Isthar y los renegados Caballeros de Solamnia, quienes combaten tanto contra ellos como contra sus antiguos hermanos luchando por lo que llaman el “verdadero bien”.

Sin embargo, durante el Éxodo, el destino de los dragones buenos era una incógnita. Dudaban entre seguir el camino de Paladine en el exilio, ir a los planos exteriores, unirse a los fanáticos de Isthar o inmolarse tratando de recuperar Krynn sin esperanza de victoria.

Al final, la respuesta les fue ofrecida por un viejo enemigo reconvertido en aliado, y luego otra vez en rival, Raistlin Majere. El archimago se presentó ante ellos, y les juró que si le seguían, les ayudaría a destruir a la Takhisis. Los motivos del Túnica Negra (y Roja, y Blanca) eran claros, La Reina de la Oscuridad le odiaba tanto como él a ella, y ambos habían jurado destruirse, por lo que a los dragones no les resultó difícil encontrar una causa en el odio del menor de los Majere hacia su eterna enemiga.

Majere, quién gracias a la magia había vivido miles de años, lejos de perder su temple y su ambición legendarias, habría redoblado sus esfuerzos por convertirse en el más poderoso mago del multiverso. Tras viajar a los planos,c onvertirse en un semidios, renunciar a su divinidad, ser el amante de Mystra, y enfrentarse a mil aventuras en otros sistemas, regresó a Krynn justo a tiempo para ver el ascenso de la Reina de la Oscuridad.

Usando su inmenso poder, Raitslin reunió a todos los magos que quisieron escucharle, y les convenció de ser los primeros en inicial el éxodo.

Eligió para ello un planeta de faz nívea, al que llamó Crysania y usando poderosos rituales y la magia de sus seguidores transportó las tres lunas de Krynn a este nuevo mundo, donde se unieron con sus nuevas hermanas. Así, las lunas Negra, Blanca y Roja, son ahora parte de un sistema de lunas séxtuple. Majere no sólo había invitado a los dragones buenos a formar parte de su camarilla de renegados, sino a muchos magos de otros sistemas y planos que había conocido, con el fin de crear la más poderosa universidad de magia de la Galaxia. Las lunas Azul, Verde y de Cristal atrajeron a todo tipo de hechiceros, druidas, nigromantes y arcanos.

También se unieron a ellos la mayoría de los dragones buenos, el resto, se desperdigó o permaneció al lado de los renegados Caballeros de Solamnia, fieles a las enseñanzas de Paladine.

Durante años, Crysania sufrió el acoso de las fuerzas regulares de los Paladines y las incursiones de las fuerzas de la Reina, pero el poder de Majere, los dragones buenos y los magos las desbarató todas, mientras sus propias filas crecían en número y poder.

Majere y la Universidad Mágica son uno de los grandes poderes del sistema Krynn, y si sigue perfeccionando su conocimiento de los misterios de la Magia, puede que muy pronto esté en situación de derrocar a todos sus rivales en el sistema y de cumplir su promesa de destruir a la Reina de la Oscuridad.

 

Jeff Easley - 29 tdgw46y46rthrfg.jpg

 

 

Anuncios