Lejos de las órbitas más lejanas de los cuerpos mayores del Sistema Krynn existe un objeto de órbita elíptica no estándar, que sólo se adentra en el interior del Sistema una vez cada cincuenta años, se trata de un cometa de roca negra cuyo propietario lo ha dado el nombre de “El Beso de Kitiara”.

Este romántico nombre encubre la verdadera naturaleza malvada de quien habita en él, quien no es otro que el afamado Lord Soth, el Caballero de la Rosa Negra.

Cuando los primeros viajes interplanetarios fueron descubiertos, no fue difícil para Lord Soth apoderarse de un arca de colonización y, con sus seguidores, dirigirla a los confines del sistema, más allá de los planetas enanos y los cuerpos exteriores.

Allí, lejos de la influencia de la Reina de la Oscuridad y del archimago Majere, se asentó construyendo un castillo sobre la roca negra, con magia y fuego.

Desde entonces, sentado en su trono, medita sobre su vida maldita, recuerda sus amadas, y deja arder su fuego por el rencor y el rechazo.

Cuando el cometa inicia su entrada en el interior del sistema, lanza a sus caballeros hacia cualquier objetivo vivo que pueda proporcionarle almas y cuerpos que torturar, magia o entretenimiento, sin importarle a qué lado de la balanza se encuentran sus víctimas.

Puede que en un futuro muy cercano, su camino se cruce con una de las pocas almas tan torturadas y poderosas como él, y del conflicto resultante sólo sobrevivirá uno. Lord Soth sabe que no será él, y que Majere pondrá fin a su condena, e incluso lo desea, si no fuese porque teme en secreto que el Archimago le esclavice y le ate, convirtiéndolo en su servidor eterno.

 

1ad7aea7104e9b3d5ac657ef9d43frg4g4g4g168473

Anuncios