No entiendo de qué va el mundo de la televisión, ya sea tradicional o bajo demanda.

La lucha por los contenidos es tan grande que el contenido se está volviendo el verdadero rey de este mercado, con operaciones de decenas de miles de millones de dólares de compras, con inversiones de producción de contenidos de miles de millones anuales, y con una batalla de fusiones, adquisiciones, traiciones y alianzas que darían para su propia serie.

Disney compra Pixar, Star Wars, Marvel y Fox (no sé en qué están pensando las autoridades antimonopolio estadounidenses, pero por mi encantado), Apple podría comprar Spotify y Netflix pero al final saca sus propios servicios, Google abre y cierra Youtube Premium y Google + (que hubiese sido una plataforma de contenido coj…), vamos, lo que viene siendo un desmadre.

Parece que las productoras de Video bajo Demanda han visto uno de los sectores que se les habían escapado hasta ahora, los comics independiente, y Netflix parece que se posiciona ya con la alianza/compra con Mark Millar y el Millar World, la producción de Polar y Umbrella Academy y colaboraciones de artistas como Warren Ellis.

El otro gran olvidado de las grandes productoras, y el próximo gran caramelo, es Hasbro.

 

IMG_8670.PNG

Sí, la gran empresa juguetera que posee los derechos de G.I.Joe, Transformers, Power Rangers y Mi Pequeño Ponny, Mr. Potato, entre otros muchos (Monopoly, etc.) es algo que de momento ha pasado bajo el radar de las empresas de medios, redes sociales y contenidos.

Y no, no lo digo por estas franquicias, que más o menos tiene licenciadas ya para hacer películas y Series (la de G.I. Joe daría para mucho más, desde luego), sino por una adquisición que hizo a finales de los 90 y que podría llegar a ser tan valiosa par alas productoras como Marvel.

Hablo de la empresa Wizards of the Coast (WotC).

La empresa de Los Magos de la Costa, llegó en los 90 al mundo del entretenimiento con su juego Magic the Gathering, el cual no sólo revolucionó el ocio de mesa, sino que eclipsó a sus competidores directos, los juegos de rol y de mesa, hasta el punto que WotC adquirió la icónica TSR, la primera editorial de juegos de rol, un gigante acosado por sus rivales de White Wolf y la propia Wizards.

TSR era la compañía fundada por Gary Gigax, quien fue el cocreador del primer y más famoso juego de rol de la Historia, Dungeons and Dragons (D&D).

Y aquí llegamos al meollo de la cuestión, porque D&D y otros juegos de rol como Vampiro, poseen un potencial ilimitado de generar contenido de impacto, ya sea en forma de series, de películas, de animación o de videojuegos.

D&D es el Marvel de los juegos de rol, y tiene tantos mundos, franquicias y personajes que bien llevado podría eclipsar el Universo de Marvel (y desde luego el de DC), en las plataformas de streaming.

Mundos como Reinos Olvidades, Ravenloft, Eberron, Dragonlance, Grey Hawk, Dark Sun, Planescape darían para sagas de aventuras que empequeñecerían el Señor de los Anillos y Juego de Tronos, y eso sin contar las otras franquicias que tiene Wizards, con millones de seguidores de Magic the Gathering, o los viejos mundos futuristas de Gamma World y Alternity.

Sacar una serie de Reinos Olvidados, con aventuras repletas de dragones, magos, magia, tesoros y conspiraciones, una saga de películas de La Dragonlance, una serie de terror ambientada en Ravenloft, la película de Magic the Gathering (o series y juegos interactivos de este universo), una serie de dibujos de Grey Hawk, o una serie de alta magia y conspiración en Planescape, donde diversas facciones, dioses y demonios se juegan el destino del multiverso, no sólo reportaría ingentes cantidades de usuarios a cualquier plataforma, sino que permitiría sacar merchandising a cascoporro, algo que la propia Hasbro domina a la perfección y podría aprovechar muy bien.

Esto, unido a la posibilidad de recuperar los derechos de Transformers y G.I. Joe, de Power Rangers y de otros muchos juegos, convierten a Hasbro en un caramelo para la industria de los contenidos al que hasta ahora nadie ha parecido saber sacar provecho.

Vamos, que si Apple no compra Hasbro en los próximos meses, no sé en qué estarán pensando Tim Cook y los suyos.