La Espada de CristalMuerta

Este legendario artefacto ha recorrido los campos de batalla desde tiempos inmemoriales.

Su aspecto es único e inconfundible, una poderosa espada del tamaño de un hombre de empuñadura y guardas de oro y gemas incrustadas, que en lugar de hoja posee un afilado prisma de irrompible cuarzo blanco azulado.

Los cuatro bordes de la hoja de cuarzo están afilados, pero dado el tamaño de la espada, y que debido a su tamaño y su peso sólo pueden blandirla poderosos guerreros, muchos la usan como una maza.

El hermoso bloque de cuarzo que conforma el cuerpo de la espada pesa varios kilogramos, y en la oscuridad refulge revelando una magia poderosa en su interior.

La espada causa tanto daño contundente como daño por cortes (+3, +1 respectivamente) pero su verdadero poder se muestra cuando se usan su poderes.

La Espada de CristalMuerta, pues así se llama el arma, posee dos poderosos poderes.

El primero, un conjuro de dormir muertos vivientes, que aletargará a todo muerto viviente menor de nivel 5 que se encuentre en un radio de acción de diez metros, sin importar su número. Si el muerto viviente es de nivel 6 o superior, la hoja mágica de cuarzo reducirá a la mitad sus estadísticas de Inteligencia, Destreza e Iniciativa (y velocidad), dentro de ese mismo radio.

El segundo poder mágico de la espada está relacionado con el primero, pero es mucho más terrible. Muchos de quienes han contemplado a CristalMuerta han comentado que su hoja parece más un sarcófago de cristal de filos irregulares que una hoja de espada. Desde luego, en su interior cabrían algunos humanoides delgados. Esto es porque en parte es efectivamente eso.

Cuando el portador de CristalMuerta clava la espada en el suelo frente al rival con el que esté luchando y murmura sus palabras de activación, que son únicas para cada propietario, una terrible imagen cadavérica del rival comienza a formarse en el interior del cristal de cuarzo. Repentinamente, la imagen atraviesa la pared cristalina, y se abalanza sobre su contraparte, en una pelea que sólo terminará con uno de los dos en el suelo inconsciente o muerto.

La imagen de CristalMuerta no peleará contra otros seres, a menos que se interpongan entre ella y su original, y posee las mismas estadísticas que el enemigo original en su momento óptimo, al máximo de poder y vitalidad. Por ello, muchos de los portadores de CristalMuerta se enzarzan en una batalla previa con su rival antes de liberar el poder de su espada, con el fin de debilitar a su adversario y facilitad la tarea de la criatura de la espada.

Si la criatura de CristalMuerta logra derrotar a su original, los personajes adyacentes podrán ver cómo se inclina sobre el cuerpo caído de su enemigo, y con sus huesudas manos arranca su espíritu del mismo. Lentamente, sonriendo, la cadavérica criatura se sumerge en la espada de cuarzo, con el alma del derrotado entre sus manos.

En este momento poco pueden hacer los compañeros del caído por ayudarle. Si atacasen a la criatura, y lograsen derrotarla, todavía tendrían que encontrar la forma de devolver el espíritu de su amigo a su cuerpo, y para ello hace falta un gran poder mágico o sacerdotal.

Si los amigos de la víctima no logran liberar su espíritu, la bestia de CristalMuerta llevará su espíritu al Semiplano de CristalMuerta.

La Realidad de CristalMuerta

La Espada de CristalMuerta es un poderoso artefacto de guerra, pero también un portal de entrada y salida desde el Semiplano de los Sueños de Muerte, CristalMuerta.

Los sueños de los vivos pueden dar miedo, pero los de los muertos…bueno, digamos que pueden ser infinitamente más aterradores.

Existe un semiplano de los sueños justo a la sombra del semiplano de los sueños que todos conocemos. Se trata de CistalMuerta, el plano de los sueños de la muerte. Los muertos vivientes, al menos los más poderosos, no pierden la capacidad de soñar cuando caen en su estado de no muertos. Al contrario, las pesadillas y sueños tormentosos les acompañan incluso cuando están activos, pues su existencia se ha tornado en un infierno en vida.

Todos esos sueños nacen, y encuentran su lugar, en este semiplano.

En él, el terror puede tomar la forma de una mujer perdida que se arroja una y otra vez desde las almenas, un ser que devora almas muertas o poderosos semidioses de los muertos que esclavizan sus almas.

Todo el semiplano toca tanto el plano de energía negativa como el limbo, lo que lo convierte en un caos de mal cambiante y de sueños terroríficos.

Los espíritus de los vencidos por la Espada se mezclan con los sueños de los muertos, añadiendo un toque de horror adicional a todo el semiplano.

 

Estadísticas de juego

Muchos de los propietarios que han portado a CristalMuerta hablan de extrañas figuras que arañan las paredes de la espada por las noches, intentando escapar,

La espada causa tanto daño contundente como daño por cortes (+3, +1 respectivamente)

El conjuro de aletargar muertos vivientes, así como el de refulgir en la oscuridad, están siempre activos. Sin embargo, el poder de la Bestia de CristalMuerta sólo se puede ejecutar una vez cada ciclo lunar (en mundos donde existan varias lunas elige una relacionada con la muerte, los sueños, la magia negra o los muertos vivientes).

La Bestia de CristalMuerta atacará al rival directo con el que esté peleando el personaje el turno anterior. Si eran varios, elegirá al más poderoso de ellos, y en caso de que no haya enemigos cercanos vivos en un radio de 10 metros, elegirá al ser vivo más poderoso dentro de ese radio, exceptuando al portador de CristalMuerta.

La espada nunca atacará al portador, pero si su rival derrota a su doble, y luego le derrota a él, CristalMuerta tomará el espíritu de su caído propietario y lo llevará al Semiplano de CristalMuerta, algunos dicen que como castigo, mientras que otros, que se trata de un intento de protegerle.

Este poder de la espada no afecta a los muertos vivientes.

Si los amigos de la víctima quisiesen recuperar el alma de su amigo caído, podrían montar una expedición al plano de CristalMuerta, si logran averiguar cómo ir allí. Si lo localizan, pueden encontrar la forma de liberarle, y su alma volverá a su cuerpo inerte si sólo había caído inconsciente, o a su destino final si había muerto. Sea como sea, habrán logrado liberar su alma de su prisión de sueños.

Después, ya sólo tienen que salir de ahí.