Amante de los animales desde niña, y de eso hace mucho tiempo pues Usurelia nació en el seno de una familia noble de elfos del bosque, pronto demostró que no iba a ser la típica hija de un noble que viviría para la música y las artes a la espera de un matrimonio concertado.

Nacida como Aldrin Elantari, de niña sufrió una traumática experiencia. En uno de sus paseos por el bosque, se detuvo en un claro donde pastaba un hermoso ciervo de cuatro cuernas. Contemplando su belleza se encontraba, cuando sus sentidos detectaron la presencia de alguien más. Sin previo aviso, una negra saeta surgió de entre los matorrales abatiendo al hermoso cérvido.

El olor de la sangre y la visión de la agonizante criatura hororrizaron tanto a Aldrin que desde entonces apenas pudo dormir una sola noche sin sufrir terribles pesadillas.

Ni siquiera la magia y la medicina élficas parecían poder calmarla.

Sus padres, desesperados, recurrieron a un viejo druida quién, tras examinarla, les dijo que para curar su mente debían dejar que viviese con él y aprendiese los caminos de la Naturaleza.

Reacios al principio, el buen agrado con el que su hija acogió la idea convenció a la familia de entregara en tutela al viejo druida.

Durante décadas, Aldrin, quien cambió su nombre por Usurelia de cara al exterior, aprendió los secretos de la Naturaleza, a medida que su maestro le transmitía sus conocimientos.

Tras la muerte de éste, Usurelia quedó al cargo del bosque y su legado.

Con el tiempo, fue conociendo a más gente, aventureros y comerciantes que transitaban los senderos del bosque, y primos lejanos que la visitaban por sus conocimientos sobre hierbas y magia verde.

Así conoció los peligros de la civilización para los seres naturales. Le hablaron de ciudades donde se mataban miles de animales cada día para comer, de fortalezas que talaban bosques para construir aldeas y minas, y de aventureros que viajaban por el mundo matando criaturas exóticas para magos o señores avariciosos.

Usurelia comprendió que mantener su presencia de perfil bajo y limitada a su bosque sólo serviría para condenarlo, por lo que tomó la decisión de hacer todo lo que fuese necesario para garantizar su supervivencia.

Comenzó estableciendo contacto con las aldeas circundantes. Con sus conocimientos le fue fácil garantizar a sus dirigentes servicios médicos, y riquezas del bosque que eliminaron el hambre que muchos de ellos padecían los años de malas cosechas. Con el tiempo, esas aldeas dependían de ella para su bienestar de tal forma que se convirtió en la líder de facto de toda la región.

No contenta con ello, acudió a sus padres para contratar un pequeño grupo de guardianes aventureros que recorrió el mundo buscando jóvenes talentos de todas las razas a los que instruyó como guardianes de bosque.

Con el tiempo, más de una veintena de elfos, humanos, enanos y gnomos formaron un grupo leal de druidas, paladines y magos verdes que le ayudaban a proteger el bosque y las tierras circundantes, lo que aumentó todavía más la seguridad, la riqueza de la zona y su influencia para imponer su voluntad y evitar la llegada de la civilización.

Con el tiempo y sus cuidados, la comarca creció en riqueza y bienestar, e incluso logró que el bosque creciese hasta más que doblar su extensión original y absorber el bosquecillo donde se asentaba la casa de su familia, y acogerlos bajo su protección.

No contenta con eso, concibió un plan para extender las bendiciones de su protección a otras criaturas del mundo.

Así, con la magia élfica y druídica construyó un inmenso artefacto, una mansión creada con árboles vivos, en cuyo interior situaron un poderoso hechizo dimensional. Grande por fuera, por dentro era, sin embargo, inmensa.

Sus aprendices fueron viajando por el mundo, rescatando de magos sin escrúpulos y de bosques acosados toda criatura natural que pudiesen encontrar.

Unicornios, stirges, murciélagos resplandecientes, dracos parpadeantes…Usuriela los acogió en su bosque y en su Casa creando un hogar seguro para ellos.

Ahora, un par de siglos después, La Llamada Casa de Acogida de Usuriella ha ido creciendo en tamaño, poder y fama. Su tamaño se ha multiplicado hasta el punto de llegar a ser un semiplano, con Usuriella como protectora regente con un poder supremo sobre él.

Desde allí sigue moviendo los hilos en complejas tramas para mantener su bosque y su Casa a salvo, mientras sigue intentando rescatar criaturas, lo que le ha granjeado numerosos enemigos.

No son pocos los cazadores y aventureros que tratan de penetrar en la Casa para hacerse con alguna pieza de las muchas criaturas únicas que protege, los últimos ejemplares de su especie.

Tanto ella como sus numerosos discípulos y aliados están envueltos en cientos de tramas e intrigas por todo el mundo e incluso en algún que otro plano como La Tierra de las Bestias, donde mantiene una embajada, lo que está estirando al máximos sus recursos.

De momento, ha logrado mantenerlos a salvo, pero las amenazas son muchas, y Usuriela teme el día en que sus defensas sean penetradas y la muerte se cierna sobre sus protegidos.

Ideas de aventuras

Los pjs pueden entrar en contacto con Usuriela por casualidad o ser directamente contratados por ella para una misión de rescate o para detener a un grupo de cazadores incursores.

También podrían conocerla a ella (o mejor, a sus asistentes) al ser contratados por un mago que desea componentes para sus conjuros, para infiltrarse en el bosque y cazar a alguna de las criaturas protegidas de la druida, o como escolta de un aburrido noble que quiere cazar en el semiplano de Usuriella al último ejemplar de una especie extinta en el mundo de fuera.

Lo que hagan los personajes cuando descubran la verdad marcará sus futuros tratos con Usuriela, a quien recomiendo utilizar como un poderoso PNJ en la sombra con cuya organización vayan teniendo trato de forma paulatina los personajes.

Contactos casuales al principio (como rival o como contratante), para poco a poco ir teniendo más relación con su organización hasta entrar en contacto con ella.