Una leyenda, un mito, quizás un deseo de aquellos que no pertenecen a ningún Arrecife, el Octavo Arrecife es algo de lo que se habla mucho y poco se conoce.

Los siete Arrecifes persiguen siete singularidades, siete objetivos que cambiarán el mundo de tal forma que nosotros no podríamos reconocerlo si pudiésemos contemplarlo.

Cada uno de ellos centra su estrategia en una rama, tecnología o característica de nuestra Civilización. Inteligencia, Arte y Magia, Abundancia, Vida Eterna, Dinero, el Ser Humano y la Naturaleza.

Algunos están más cerca de conseguirlo, otros más lejos, pero a todos ellos les quedan muchos secretos que descubrir, muchos recursos que reunir y mucho trabajo por hacer para lograr su objetivo, su Singularidad.

Ninguno de los Siete Arrecifes lo ha logrado. Según los rumores y la cháchara popular, el Octavo Arrecife sí ha conseguido su Singularidad. Pero es normal, si comprendemos la propia naturaleza del Arrecife.

Quizás antes de explicároslo debería mencionar que su Objetivo, su herramienta para lograr esta Singularidad es el Tiempo.

Este mítico Arrecife pretende, según quienes dicen conocer más sobre algo que quizás no podamos conocer por el mero hecho de haber logrado la Singularidad Temporal, adquirir el conocimiento absoluto y el control total del Tiempo.

¿Cómo lo llama la gente? El Arrecife del Tiempo, o de la Niebla, porque, según dicen, los seres humanos vemos nuestras vidas transcurrir por el tiempo sin ver nada más que allí donde estamos, mientras que quienes dominen el Tiempo podrían levantar la niebla que cubre todo el terreno, y verlo todo a la vez, presente, pasado y futuro.

Por supuesto, desde el primer momento en que la Singularidad Temporal fuese posible, estaba claro que El Arrecife de la Niebla sería el primero en conseguirla, de hecho, desde el momento en que es posible crearla, el Arrecife ya ha logrado su objetivo incluso antes de que existir.

Por supuesto la cosa es mucho más compleja que viajes en el tiempo, o bolas de cristal y adivinaciones. También es muy simple esa explicación que dice que el tiempo no es una línea recta en la que vamos en una sola dirección, sino un círculo por la que podemos movernos en todas direcciones. Realmente la realidad del tiempo va mucho más allá de la Teoría M de 11 Dimensiones (9 físicas y 2 temporales), incluso más allá de algunas variantes de la Teoría F de 12 Dimensiones (9 físicas y 3 temporales, lo que convertiría nuestro círculo temporal en una esfera). De hecho, dicen algunas, el Arrecife del Tiempo ha descubierto que puede crear tantas dimensiones temporales (y espaciales según se especula) como desee mediante el control de la masa, de tal forma que la realidad no sería un modelo de 3+1 dimensiones (3 espaciales y 1 temporal) como nosotros percibimos, ni siquiera de 9+2 ó 9+3, sino que la realidad sería ∞ + ∞.

Un número infinito de dimensiones temporales que las Mansiones e Iglesias que componen este Arrecife pueden controlar para hacer cosas que no podemos ni concebir. Literalmente, no somos capaces ni de imaginarlas.

Así que te puedes imaginar que para los conspiranoicos que creen en esta leyenda, ninguna prueba será suficiente para convencerles de que no existe, porque de hecho, el que no haya pruebas de su existencia para ellos prueba que existen.

Una locura.

Sea cierto o sea mito, el Octavo Arrecife ha dado lugar a numerosas intrigas y misiones fallidas en las que se han visto envueltos los miembros de los Siete Arrecifes, agentes de gobiernos y corporaciones y enemigos de la Humanidad.